Saltar al contenido

Desmaquillarse los ojos: ¡el paso que no te puedes saltar!

desmaquillarse ojos

Sabes que desmaquillarse los ojos es importante, pero aun así, a veces te lo saltas. Puede que creas que esos olvidos no tienen consecuencias, ¡pero te equivocas! 

Desmaquillarse es una etapa importante para la belleza de la piel. Especialmente, cuando se trata de la mirada. Si te saltas ese paso diario indispensable, corres el peligro de ver tu contorno de ojos envejecer… ¡a simple vista!

¿Por qué es importante desmaquillarse los ojos cada noche?

Es importante desmaquillarse los ojos cada día, porque los productos desmaquillantes contienen una gran concentración de pigmentos que pueden resultar nocivos si permanecen durante mucho tiempo en la superficie cutánea. Por eso, si tu sombra de ojos es muy oscura, es todavía más importante desmaquillarte los ojos. El maquillaje está concebido para durar unas 12 horas, no más. Después, empieza a mezclarse con la película hidrolipídica y forma toxinas en la superficie de la piel.

¿Qué puede pasar si no nos desmaquillamos los ojos?

Lydia Chibout: Por ejemplo, si no retiramos la máscara de pestañas durante varios días, las pestañas se caerán y se verán menos pobladas. Si los ojos son realmente sensibles y no los desmaquillamos, la máscara se solidifica y algunas partículas caen en el interior del ojo, que acabará irritándose. Por otro lado, al no desmaquillarnos los ojos, se incrementa la fragilidad de esa zona naturalmente sensible. Los párpados se arrugan antes.

¿Qué es lo que hay que hacer para desmaquillarse los ojos correctamente?

Para empezar, tomarse su tiempo. Es necesario hacerlo como es debido. 1) Empezamos por retirar la sombra de ojos. 2) Empapamos otro disco de algodón y damos golpecitos sobre la franja de las pestañas con mucha suavidad. Se sigue la forma del ojo: de arriba abajo y de dentro hacia fuera. Es conveniente utilizar varios discos de algodón por ojo y, especialmente, usar uno nuevo al cambiar de ojo, de modo que no se transmitan las impurezas de uno a otro.

¿Cómo hay que elegir el desmaquillante?

El desmaquillante se elige en función del maquillaje. Por ejemplo, un desmaquillante resistente al agua para un maquillaje resistente al agua. Pero, ojo, esos productos deben utilizarse de forma ocasional, porque contienen tensioactivos (para disolver el maquillaje resistente al agua), que tienden a alterar el contorno de ojos. Y un desmaquillante clásico para un maquillaje clásico. Un desmaquillante resistente al agua no va a resultar más eficaz con un maquillaje clásico. Simplemente será un poco más agresivo.

¿Qué es mejor, el agua desmaquillante o la leche limpiadora?

Lydia Chibout: Es preferible todo lo que tiene forma acuosa,  motivo por el que las lociones desmaquillantes son ideales. Son las que mejor se adaptan a la naturaleza del ojo. En cambio, las leches poseen cuerpos grasos que dejan una película no muy agradable.

¿Podemos utilizar el mismo desmaquillante en el rostro y los ojos?

En general, hay que respetar la especificidad de los productos y, por lo tanto, debemos optar por un desmaquillante de ojos. Ahora bien, si se trata de un producto para «rostro y ojos», naturalmente que puede utilizarse, pero preferentemente de forma puntual.

¿El mejor desmaquillante es el agua micelar?

El agua micelar debe utilizarse con un maquillaje muy suave. Es conveniente reservarla para desmaquillar el rostro. Para una piel más bien seca, no es aconsejable utilizarla porque tiende a secar aún más la epidermis. Si preferimos utilizarla para desmaquillar los ojos, es necesario que esté indicada para «rostro y ojos».

¿Cuáles son los principios activos más adecuados?

Todas las aguas florales: el aciano, la manzanilla, el hamamelis… por su capacidad descongestionante. Asimismo, el té verde por su poder drenante; la vitamina E antirradicales libres, que protege de las agresiones; o la vitamina B5, que fortalece las pestañas.

Doctissimo: ¿Y los menos adecuados?

Hay que evitar al máximo los desmaquillantes resistentes al agua y los bifásicos. Son excelentes, pero sólo de forma puntual.

¿Un último consejo?

El momento de desmaquillarse es fundamental. Pero el contorno de ojos es una zona especialmente sensible y es muy importante tratarla con extremo cuidado. A partir de los 25 o 30 años, ¡el cuidado del contorno de ojos por la mañana y por la noche debe convertirse en un acto reflejo!

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad